Mis Amigos:

miércoles, 18 de mayo de 2016

Reseña Literaria: Ciudades de papel de John Green.



Mi opinión: Siempre que un libro me gusta mucho me da terror leer otra cosa del mismo autor.
Y esto me pasaba con John Green, luego de leer "Bajo la misma estrella" no quería leer algo suyo y decir "solo es bueno tfios" (leí a muchas personas diciendo mas o menos esto en realidad).
Pero mis miedos se esfumaron en el primer capitulo, John logra engancharme a la primera.


La sinopsis explica muy bien la trama, en síntesis es la aventura que vive Quentin por el misterio que le representa la desaparición de Margo.Y es lo mas emocionante del libro, ir uniendo las pistas junto al protagonista, intentar encontrarla y saber que es lo que Margo esta tramando. Pero Quentin no estará solo, no podría, cuenta con sus dos mejores amigos que le ayudaran de una forma u otra.

Creo que no necesito hablar de los personajes, porque todos sabemos que este escritor es buenísimo en este aspecto, son carismáticos, con un trasfondo y una utilidad en la historia ¿En cuantos libros juveniles tenemos padres que figuren durante toda la historia? este es un detalle que me encanto.
Muchos dirán que Margo es la protagonista pero no puedo verla de esta manera, para mi es el motivo por el que tenemos la aventura, la ayuda que Quentin necesita para vivir algo nuevo, salir de la rutina y liberarse mas ante la vida.


Y como toda historia de aventuras en donde buscamos resolver un dilema, el final es importante, y a mi me desilusiono. Es realista pero es que es de esas veces que quisieras que acabase como te lo imaginabas aun si sabes que el final del autor tiene sentido. 
O tal vez esto es lo mejor del libro, este sentimiento uno lo comparte con Quentin, dejándonos en parte el mismo mensaje que a nuestro protagonista pero como experiencia propia.

En definitiva un libro que disfrute muchísimo, que puede parecer lento algún que otro capitulo en donde Quentin se traba (algo normal) y otros donde no podrás parar de reír.

Vale <3




sábado, 14 de mayo de 2016

Reseña anime: Gekkan shoujo Nozaki-kun

Hola ¿como andan? yo estoy en este mismo momento en la casa de mis abuelos, luchando por poder subir esta  reseña a tiempo, y no se, me parece super cómodo escribir desde el kiosko mientras les uso la pc, como en un pequeño rincón para hablarles de este anime que tanto me gusto por su simpleza.

Cuando te das cuenta que te salio con un pequeño error y ya es tarde para solucionarlo...
Mi opinión: Hace mucho que no miraba un anime shoujo, mas que nada porque en su momento era lo único que veía, así que decidí que era hora de ver este gran pendiente en mi vida.
Gekkan Shoujo Nozaki-kun nos cuenta la historia de Chiyo Sakura, una chica que esta enamorada de su compañero de clases Umetano Nozaki. En el primer capitulo veremos como ella decide confesarse y como la situación termina de forma particular.
Con una intro interesante y un opening con buen ritmo nos adentrarnos a una historia que no es lo que por lo menos yo esperaba.


Este anime cuenta con grandes dosis de comedia, de esa que no puedes parar de reír a carcajadas (todavía agradezco que ese día estaba sola en casa). Pero esto ocasiona que el romance no este realmente presente del todo, porque por mas que la pobre sakura profundiza sus sentimientos debe liar con el despistado de Nozaki-kun que muchas veces me pregunte como no se daba cuenta de nada.
Algo que en muchos animes Shoujo suele faltar y en este destaca es en los personajes secundarios, aquí podemos ver personalidades distintas, cualidades y formas diferentes de pensar, no solo proporciona su buena dosis de comedia sino que sus pequeñas tramas son interesantes, nunca lo sentí como un relleno y me encontraba esperando por estas escenas cuando normalmente una tiende a querer evitarlas.


Y para terminar; lo que mas me divierte de Gekkan es su constante parodia a los típicos clichés de Shoujos o historias románticas, todo desarrollado por el intento de Nozaki-kun de crear nuevas escenas para su manga.

En definitiva, perfecto para ver en una o dos tardes y reir un rato.